Aprende a cuidar tu salud mientras trabajas

La era digital nos tiene mal acostumbrados en posiciones muy estáticas, ya sea en la oficina delante la pantalla del ordenador o sentado en cualquier método de transporte. Esto puede ocupar gran parte de nuestro día trayendo consigo no solo un impacto sobre la salud sino también la disminución del rendimiento laboral. Con algunos consejos prácticos aplicados a tu día a día, aprenderás a combatir la inactividad física en el trabajo y a disminuir estos efectos negativos.

El cuerpo humano fue creado y diseñado para funcionar “activamente”.  Su estructura necesita del movimiento para mantenerse en óptimo estado. Cuando esto no sucede, pueden aparecer desequilibrios musculares y alteraciones en el sistema esquelético. «Al contrario que sucede con las máquinas, tu cuerpo, cuanto más lo uses, en mejor estado estará», explican en un artículo publicado por sportlife.es. Por ello es tan importante entender el ejercicio como un hábito cotidiano, saludable y necesario.

El ejercicio debe ser entendido como un hábito cotidiano, saludable y necesario (Foto Brokline)

Haz parte del trayecto caminando

«No tengo tiempo» es una de las excusas más citadas para justificar el sedentarismo. «Sin embargo, existen muchas formas de ejercitarse sin tener que destinar un tiempo específico para ello», alertan desde prevencionintegral.com. Empieza por dejar el coche un poco más lejos de la oficina y hacer parte del trayecto caminando. En caso de ser una larga distancia y tener que usar el metro o el bus, permanece de pie y no sentado. También puedes bajar una parada antes y hacer el trayecto que queda andando.

Vigila la postura y estira

Una vez en el puesto, siéntate en la silla con la cabeza erguida, la pantalla en línea recta a los ojos, las piernas y los brazos flexionados a 90 grados. Levántate cada hora y muévete por el espacio que haya disponible. Esto favorece el retorno venoso y ayuda a reactivar la circulación. Aprovecha los descansos para hacer algunos ejercicios básicos y oxigenar la mente. Realiza estiramientos de tren inferior y tren superior. Estirar evita acortamientos musculares, facilita el riego sanguíneo y sobre todo libera de presiones a las terminaciones nerviosas.

Empieza a pensar en activo

También puedes aprovechar las actividades cotidianas para ponerte en forma. Cuando atiendas el móvil, hazlo dándote un paseo. En vez de esperar a que otra persona baje la basura, bájala tú. Como sugieren en un artículo publicado en abc.es, «en vez de coger un ascensor en el que no se va a activar nada en nuestro cuerpo, sube escaleras y si lo haces de dos en dos será mejor para los glúteos». Puede que estas pequeñas acciones no representen un gran cambio a corto plazo pero, si empiezas a pensar en activo, sí que poco a poco habrá cambios visibles que contribuirán para mejorar tu calidad de vida.

Comparte este artículo con tus amigos. Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

5 thoughts on “Aprende a cuidar tu salud mientras trabajas

  1. Muy interesante el articulo para personas con trabajos sedentarios de oficina.
    No te das cuenta y por como se desarrolla, el trabajo no nos movemos, por lo que tenemos que cambiar por mejores rutinas para nuestra salud yo tomo nota de los consejos

  2. como siempre buenas aportaciones en tu blog.
    esta vez desde los pequeños detalles que parecen poco o nada y su suma puede marcar diferencias importantes.
    Gracias!

  3. Pingback: Confinamiento: sigue entrenando de manera divertida y saludableDiario de una deportista

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.