BierYoga: libera la mente y bebe con el alma

Casi siempre sinónimo de felicidad y satisfacción, la cerveza  es una de las bebidas alcohólicas más consumidas en el mundo. Del otro lado está el Yoga, la tradicional disciplina física, mental y espiritual. Aparentemente no tienen nada en común, pero los alemanes lo mezclaron y lograron el BierYoga. Tendencia deportiva en Europa, el singular método se ha convertido en el último grito del culto al bienestar en Alemania.

Todo lo que necesitas es una esterilla, ropa cómoda y dos botellas pequeñas de cerveza. La práctica consiste en ejercitar posturas de Yoga, sosteniendo el envase. En posición de loto y con los ojos cerrados, los participantes se centran en la temperatura, olor y sabor de la cerveza. A medida que la clase avanza, se llevan a cabo otras posturas del Yoga, aguantando la botella y dando pequeños sorbos al líquido. “El objetivo es liberar la mente para beber la cerveza con el alma”, explica Jhula la fundadora del BierYoga y pionera en su práctica y sus reglamentaciones.

Se llevan a cabo posturas del Yoga, aguantando la botella y dando pequeños sorbos al líquido (Foto BierYoga)

Las clases cuentan con profesores certificados y se realizan en Kurturbrauerei, una antigua bodega de cerveza en el centro de Berlín. Puntualmente también se imparte BierYoga en pubs, festivales o al aire libre. Jhula señala la seriedad de su trabajo ya que la modalidad generó todo tipo de comentarios a nivel mundial. “No es ningún chiste. Sencillamente, combinamos la filosofía del Yoga con los beneficios de la alegría de beber cerveza, pero lo hacemos con gran profesionalidad«, asegura la instructora al adelantar que debido a su popularidad el método está llegando a Australia.

Para participar de una clase de BierYoga no es necesario conocimientos previos de Yoga, pero Jhula observa que «en las que sí resulta positivo haber tenido contactos anteriores con el consumo de cerveza, para que los efectos no sean demasiado acentuados». Respecto al manifiesto de algunos expertos en salud argumentando que la mezcla de alcohol y ejercicio no resulta una buena idea, Jhula recuerda que «la práctica de esta filosofía está reservada a mayores de 16 años».

 

Comparte este artículo con tus amigos.

Comparte este artículo con tus amigos. Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.